jueves, abril 06, 2006

Especialistas por doquier: Tú puedes ser uno también


Quizás porque me creo muy especial, me sorprende ver la cantidad de especialistas que hay en esta fracción de isla. Los hay en todas partes y sobre todos los temas. La joven que se graduó de economía en una universidad canadiense y tomó una clase sobre el mercado de valores es de repente una “especialista en finanzas internacionales”. El caballero que estudió diseño de modas en alguna escuela local o internacional es un “especialista en estilo”. La señora que cocina los mejores pasteles en hoja del barrio es una “especialista en cultura culinaria dominicana”. A juzgar por los medios, y lo que dice la gente, todo el mundo es especialista en algo, así que ¿por qué tu no?

¿Qué hace a alguien especialista? Yo, como simple especialista en juicios apresurados de gente desconocida, no podría decir con seguridad. Pero de verme obligada a emitir una definición, y ya que también tengo una pequeña especialidad en fórmulas para crítica social, podría conjurar que ESPECIALISTA = > (6Es + 5Ex + nI + xR). Dicho de modo que todos puedan entender, al menos seis años de estudio, más cinco años de experiencia, más una cantidad no-cuantificable de interés, más un tiempo indefinido de reconocimiento.

Dada la naturaleza sujetiva de la fórmula, el reconocimiento es clave para obtener un título de especialista. Puede llegar en forma de certificados y premios; elogios públicos; críticas positivas; recomendaciones; y puestos de gerencia en empresas multinacionales. Por años yo fui obsesiva con coleccionar estas cosas (durante los mismos desarrollé una vena competitiva que considero una de mis características menos atractivas), pero finalmente pude evaluar que los esfuerzos para obtener este tipo de reconocimiento son, al fin y al cabo, innecesarios. La forma más eficaz de atraer el reconocimiento, y con ello garantizar el estatus de especialista, es el auto-reconocimiento. Ser una máquina de propaganda a favor de tu propio trabajo te ganará aclamo popular.

Si eres de las personas que temen pecar de poca modestia, no te preocupes, hay formulas de auto-propaganda más bien indirectas. Yo aquí sumo experiencia e interés en cantidades suficientes como para contrarrestar mi falta de estudio y reconocimiento en el tema; así que con una especialidad poco conocida en promocionarme, puedo ofrecerle lo que yo llamo “los 8 principios básicos de la autopromoción”:

Debes saberlo todo. Escucha cuidadosamente todo lo que digan las personas que te parezcan inteligentes – o que ya son reconocidas como tal—y cuando presente un principio, idea o dato que despierte interés del resto de los escuchas, intervén ofreciendo más detalles, parafraseando lo que dijo, o simplemente diciendo: “claro, pero eso lo sabía”.

El figureo es vital. Procura asistir a todos los eventos que te inviten, en especial si crees que participará la prensa social. Cuando pase el fotógrafo, detente a saludar a los ejecutivos mejor pagados, los representantes de misiones diplomáticas, las personas con apellidos extranjeros o las mujeres mejores vestidas (aun no los conozcas). Con esto cumplirás dos cometidos: (a) garantizar que salgas en la foto y esta en una revista social; y (b) conocer a los VIPs dominicanos. (No te preocupes, pronto serás unos de ellos).

Usa palabras foráneas. Asegúrate de insertar palabras en inglés, francés, italiano o alemán en todas las conversaciones que puedas. Eso te garantiza el estatus de intelectual, que está a un solo paso del deseado título de especialista.

Recuérdale tu currículum a todos tus conocidos. Esto se puede hacer insertando frases como “cuando estuve en Harvard”, “Cuando trabajé en tal sitio”, “mientras estudiaba francés en Martinique”. Es una estrategia sutil, pero efectiva.

Rebaja 20 libras. Aunque peses solo 100, una reducción de peso es la forma más rápida de ser reconocido y reconocida en la sociedad dominicana; en especial para las mujeres. La admiración, la envidia y el reconocimiento van de la mano.

Reconoce a tus competidores, y luego compárate con ellos. Cuando dices “Fulana fue la segunda de mi clase” no sólo estas reconociendo los logros de Fulana, sino que estás dejando espacio abierto para que pregunten: ¿y quién fue el primero? (“ yo”, dirás con timidez). Esto también funciona si tu competidor ganó, por ejemplo: Clarita es una periodista excepcional, con razón recibió el primer premio y yo el segundo (aquí pareces modesto, a la vez que promocionas tus propios meritos).

Ofrece consejos libremente y a todo el que puedas. Si le explicas a las personas cómo hacer algo, salirse de un problema, o alcanzar una meta, y algunos de ellos lo logra, tienes un sistema automatizado de promoción cuando esta persona corra la voz sobre lo fantástico de tus consejos. Recuerda que también puedes reutilizar consejos que recibiste y fueron de gran utilidad.

Publica un libro.
Esta es la forma más rápida de provocar el reconocimiento de las otras personas. Sin importar el tema, te convertirás en especialista automática de la materia.

Revisa la fórmula, los principios y aplícalos al pie de la letra. Al final, si te quedan dudas sólo tienes que buscar consejo de otros especialistas en la auto-promoción. No te será difícil encontrarlos, nuestra sociedad está llena de ellos.

9 comentarios:

angel dijo...

jajaja....me encantan los pasos de la autopromocion, eventualmente me puedes encontrar utilizandolos, claro que no a drede, ni de forma sistemaizada como los escribiste, pero si utilizo algunos, jajaj, sigue escribiendo maria...

Mariel dijo...

yo soy orgullosa de ser especialista en el channel surf, (como pueden ver ya estoy aplicando una de las reglas de autopromocion "usa palabras foráneas"). Es triste que en este pais el que mas polvo limpie y mas m"·$%&da hable más inteligente y "especialista" es.

Muy chula maraya, like always! (ooppss lo hice de nuevo todo una esperta!)

María la pez dijo...

Ciertamente Mariel, permiteme decirte que de los 8 principios básicos, ese es uno de los más importantes. Otro idioma vital que se me olvidó mencionar fue el Latín, frases como "carpe diem" e "ipso facto"dan un toque intelectual indiscutible.

Carolin dijo...

Bueno, aunque no me había llegado la idea de ser una especialista en X tema, sí he practicado alguno de los pasos que mencionas para la autopromoción( que por cierto me han fascinado) porque pueden ayudarme a lograr muchas cosas de las que me propongo. Pero ahora con mejor voluntad tratare de ponerlas en práctica.Gracias Maria por estos pasos. Y Como siempre, excelente tu columna.

Ailyn Hilario dijo...

Me encantó este artículo, principalmente porque en el país hay personas talentosas que no se (auto)promocionan y, otras tantas, con menos capacidad, que a los ojos del público son los "expertos".

Los 8 pasos para autopromocionarse me recordaron bastante a "Los 7 hábitos de la gente altamente efectiva". El del figureo en efecto es vital. (Lo dice alguien que trabaja en la prensa social).

Pero creo que lo importante es autoreconocerse, conocer nuestras debilidades y fortalezas; aunque para la sociedad lo que valga sea "el figuero".

lagitti dijo...

alguien me dijo una vez que la gallina no es el anmal que más huevos pone, sino el que más lo "cacarea". So...

Rosalina dijo...

El latín: MUY importante aprenderse de memoria y de corrido por lo menos dos frases completas con sus debidas declinaciones no vaya a ser cosa que conjugues mal y el interlocutor sepa de eso... Otra cosa importante es siempre decir que no devuelves llamadas ni respondes emails por que estas TAN OCUPADA trabajando..! Y mi preferida: Caminar siempre por la oficina juyendo y con papeles en la mano aunque sea al bano que vayas.

Anabelle dijo...

Excelente María!!! cuanta risa!!!!!!!

Ariskelmys dijo...

Vreo k tambien estas personas han aprendido y perfeccionado el arte de "yoar"... Pk YO hice, pk YO dije, pk YO descubri k esto funciona mejor asi, o pk YO le dije al jefe...

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner