miércoles, marzo 15, 2006

En busca de fe y filosofía

Quizás porque mientas voy sumando años me encuentro con conversos a religiones y filosofías, ahora me pregunto cuál es la mía. Las horas, minutos o segundos de reflexión, son de esas ocasiones en que me recuerdo lo rara que soy por no tener ese plan e ideal de vida. Cuando aun lo que no creen en nada creen en eso…

Mientras busco definir mi fe o formar mi propia filosofía, no faltan los altruistas que comparten conmigo la suya, ofreciéndome un carné de membresía al club de la sabiduría o de la salvación.

(¿Cuántos son otra vez los que van para el cielo? ¿Pero esa cifra es anual o por la eternidad? ¡Otra cosa más por la que preocuparme!)

Esos conversos, a los que me encuentro en los eventos del trabajo, secándome el pelo en salón, en cumpleaños de amistades y pasillos de congelados en el supermercado, me profesan lo sabio de sus creencias. Me dan fórmulas para seguirlas y, para apoyar mi “transformación”, me recomiendan lecturas, dietas, páginas de Internet, películas, tratamientos para el pelo y cremas faciales. Yo escucho, sonrío y digo que sí, cuando no tengo ganas de discutir. O me río y me voy, cuando se me antoja ser desagradable. O me confieso adepta a la creencia contraria, cuando quiero que me vean como “alma perdida”. En fin, lo ignoro y me lo vacilo en el momento. Pero después…

En esos dos, o tres, o diez, o veinticinco minutos que tardo en conciliar el sueño después que le he puesto el sleeper a la televisión y me he arropado hasta el cuello, viene la pregunta de la “eternidad” a joderme la vida. Se me acuesta al lado el fantasma de la incertidumbre y me hace “uuuuu… uuuuuu…” en el oído, para asustarme. Se me aparecen imágenes tipo hologramas de los conversos con los que hablaba esa tarde o la anterior y me repiten sus promesas y amenazas. En esos dos, o tres, o diez, o veinticinco minutos, todos me parecen tener la razón y yo, me autocalifico como condenada.

Alás (como dicen los angloparlantes que privan en finos), llega la mañana, y recuerdo por qué no he sacado carné de ninguno de los clubes:

Porque excluyen. Madres solteras; gente divorciada; homosexual; bisexual; mentirosa; codiciosa; lujuriosa; religiosa de las corrientes opuestas; doñas que leen tazas, barajas, runas y palmas; todas están condenadas.

Porque oprimen. Matrimonio antes de treinta, cintura de 29; para la mujer fidelidad, para los hombres todas las mujeres; sexo después del matrimonio, matrimonios de por vida; respetar a los padres y las madres aun ellos no te respeten; tener hijos, por tenerlos; abrazar a prójimos en la iglesia e ignorarlos cuando piden en las calles; murmurar a todos y agasajar a nadie; no cuestionar a los líderes filosóficos o religiosos; comprar la memorabilia; dejar la carne los viernes… Negarte cosas, ser otra persona, vivir en hipocresía.

Porque son humanos, pero se dicen divinos. Presentan la imagen de un humano que nunca podremos llegar a ser (un poco lo que Barbie hizo con las mujeres), y con ello nos condenan a sentirnos inadecuados, pobres de espíritu, atemorizados e insuficientes.

Después de esos dos, o tres, o diez, o veinticinco minutos en que me siento condenada, suele seguir la reflexión de que todos lo estamos por igual. Y, para salvarme, sigo buscando mi propia filosofía, que no excluya, sino que acepte; que no oprima, sino que libere; que no deidifique, sino que humanice…

Mientras, encuentro en los lugares menos pensados partes de lo que será mi credo. Ayer, viendo la versión fílmica de Rent (una película que por cierto, no aporta nada al género de musical) me encontré con una canción que tenía gran parte de las creencias que quisiera que incorpore la que haga mía: La Vie Boheme.

Y aquí, como primera invitación a formar parte del club que no he formado aun, les dejo una estrofa:

To days of inspiration
Playing hookey, making
Something out of nothing
The need to express-
To communicate,
To going against the grain,
Going insane, going mad
To loving tension, no pension
To more than one dimension,
To starving for attention,
Hating convention, hating pretension
Not to mention of course,
Hating dear old Mom and Dad
To riding your bike,
Midday past the three-piece suits
To fruits - to no absolutes-
To Absolut - to choice-
To the Village Voice-
To any passing fad
To being an us for once ... instead of a them!!
La vie Boheme!

¿Se enlistan?

10 comentarios:

Anabelle dijo...

si si si, anotame! quién lo diría que ibamos a estar juntas en un grupo? (internal joke) jejejeje

Rosalina dijo...

Maria Fidelia, me encanta este post sobre todo la parte donde denuncias la incoherencia de estas filosfías tan coherentes en teoría (porque hasta lo excluyente puede ser lógico) y tan hipocritámente incoherentes en la práctica (aunque ilógicamente intenten incluirnos a todos entre los potenciales salvados).

Mariel dijo...

Me encantaria! sobre todo porque tampoco formo parte de ningun grupo y cuando me pregunten por la calle si soy evangelica, mormona, catolica o protestante, diria a boca llena SOY MARIAISTA!

Mariel dijo...

Me encantaria! sobre todo porque tampoco formo parte de ningun grupo y cuando me pregunten por la calle si soy evangelica, mormona, catolica o protestante, diria a boca llena SOY MARIAISTA!

Anabelle dijo...

jajajajaja buen nombre: MARIAISTA. Me recuerda a Fito Paez que dice que ya no pertenece a ningún "ismo".

María la pez dijo...

Mejor, demoyismo, como marxismo, para que Fito tampoco se anote en este...

Yaniris dijo...

Lo importante es creer en Dios y su hijo Jesucristo y tener plena fe en El. No importa lo que los seres humanos digamos. Quien este libre de pecado, que tire la primera piedra.

María la pez dijo...

El problema está en la iglesia...
"Parte un madero
y allí estoy yo;
levanta una piedra
y me encontrarás allí"
Evangelio de Tomás

NeuviemeMistere dijo...

Mira que casualidad, el otro dia se me fueron las musas y de paso tambien estaba buscando verdades - una asi que no excluyera, ni opresionara, ni deidificara; ni hiciera de sus miembros los unicos que tenian la razon mientras el resto del mundo simplemente "estaba mal".
En anglosajon (q se me oye mejor) COUNT ME IN! que soy una de las DEFINITIVAMENTE CONDENADAS sin chance a fianza (y aun mas condenada por saber cuestionar, defenderme y tener firmes razones)
Ahora... puedo ser Indira y ya? me gusta mas q los ismas, istas e ismos..jijiji.

As for el Evangelio de Tomas: Yo estoy full de acuerdo con el. Pero a su idea le falto el equipo de marketing y social outreach del vaticano:(

Repito: COUNT ME IN en el movimiento!

Ariskelmys dijo...

Me anotan a mi tambien. Mi madre es una k dice k con lo vairado de todas mis creencias pudiese formar mi propia religion. Pero fuera de todo eso, creo k siempre y cuando tu tengas tu relacion con el ser supremo -llamalo como kieras- y estes clara en ella y no le hagas daño a nadie, estas bien.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner