jueves, marzo 02, 2006

¿Romántica, yo? Depende del DVD

Quizá porque no soy socióloga –aunque juegue a serlo en discusiones con amigas y mujeres fáciles de impresionar con mi fingido conocimiento— no me atrevo a afirmar que existe una medición clara y pelada de qué hace a una mujer romántica. Al fin y al cabo ¿no somos todas las mujeres románticas? No según mi comadre, quien me acusa, y casi reprocha que yo, de romántica, nada.

Ella, que tampoco es socióloga y de elegir preferiría ser modelo o instructora de aeróbicos, se basa en mi gusto en películas para negarme la entrada al club de los corazones rosa, donde se aglomeran las mujeres que creen que no hay hombre más perfecto que Richard Gere en “Mujer Bonita”, ni regalo más romántico que una rosa roja.

¿Qué hay de malo con mi gusto en películas? Si me preguntan a mi, nada. Me encantan las “basuritas” de Hollywood; en especial las de adolescentes en las que las chicas gordas, feas y poco populares se cambian el suéter, se quitan los anteojos y dejan caer los libros frente al quarterback de la escuela, para quedar eternamente enamoradas y ser felices por siempre. Me encantan los musicales (siempre y cuando no los protagonice Madonna). Me encanta someterme al riesgo cardiaco de ver alguna película de suspenso protagonizada por Harrison Ford, o sus versiones más modernas. Me encanta llorar con los dramas, reírme con las comedias y gritar en las de terror. ¿Qué tiene de malo mi gusto en películas? Simplemente que no me gustó “The Notebook”.

Si usted es una las mujeres del club de mi comadre, entonces la entiende y probablemente me deje de leer, pero le aseguro que tengo razones válidas para: a) odiar esa película y b) defender mi condición de romántica. Primero lo primero. “The Notebook” una película del 2004, que protagonizan un rubio para morirse de bueno (Ryan Gosling) y una rubia para morirse de envidia (Rachel McAdams) y que en ellos conjuga los clichés más gastados del romanticismo hollywoodense: el amor a primer vista, los padres opuestos al romance; la entrega ceremoniosa de la virginidad; la despedida forzosa; el reencuentro dramático; y el “juntos hasta que la muerte nos separe”. (A las tres de ustedes que tal vez no lo han visto, déjenme decirles que todo esto sucede en 123 minutos).

Odio el concepto de amor a primera vista, porque nunca lo he visto suceder, ni en pantalla ni en vida real, entre un hombre minusválido, tartamudo, desempleado y de cuatro pies tres pulgadas de estatura y una mujer con 30 libras de sobre peso; pelo corto y sin brillo; seis pies cinco pulgadas de alto, y con poca “pechonalidad”. Eso me lleva a la conclusión de que el amor a primera vista no es más que la manifestación romantizada del deseo sexual, y por lo tanto, es poco probable que perdure.

Entonces, ¿se supone que yo crea que una mujer espectacular se enamora de un hombre pobre, pero bellísimo, y por esto dispuesta a traicionar a su familia, sólo para después dejarlo de todas formas, pero regresar a buscarlo años después, y entonces ambos se dan cuenta de que se siguen amando y por fin “unen sus cuerpos” en un “abrazo intimo” y viven juntos por siempre? Pues no. Me parece todo una versión muy simplista de los hechos.

Pero sostengo que no creer en el amor tipo “The Notebook” (que sólo es peor en el caso de “Titanic” en que se suman los agravantes de menos tiempo de relación, actores menos atractivos y una muerte trágica y prematura), no hace a ninguna mujer anti-romántica.

Para comprobar lo contrario, uso las películas románticas que sí me gustan: Todas en las que Meg Ryan se enamora, en especial si es de Tom Hanks; casi todas las de Drew Berrymore, y una gran parte de las de Julia Roberts. Esas películas tienen mujeres que dudan y que tratan de racionalizar su amor; hombres que le temen a enamorarse; engaños; sexo por deseo y sin sacrificios virginales; peinados malos; hombres raros; amigas con problemas; familias metiches; hijos y más complicaciones. Tienen corazón, sí, pero también tienen cerebro.

Que el amor es complicado, es otro cliché, pero yo prefiero ver esa realidad en la pantalla grande; antes de dejarme enamorar del quarterback o el rebelde, sólo por el valor que se le da en ese tipo de películas. Pero sí soy romántica, sólo que prefiero a los neuróticos, adictos al trabajo con complicaciones familiares… o si no pregúntenle a mi DVD gastado de “When Harry met Sally”.

9 comentarios:

Anabelle dijo...

jajajajajaja me encanta!

Wendy Soto dijo...

no hay nada de malo con tu gusto en peliculas. por eso somos seres humanos. no sería justo que cada cual haga lo que otro quiera y le guste lo que a otro le guste. por DIOS, odio los 80!

parte del problema es que nos dejamos influenciar por lo que nos "debe" gustar y hemos aprendido y nos recalcan día a día que ser un pez fuera del agua no está bien. esto para mí es lo más triste/difícil. juzgamos y nos encanta apuntar el dedo.

preguntame a mí, que nadie entiende mi falta de conocimiento algunas veces... y que tiene de malo? para mí, solo que aquel que no lo puede asimilar así, se pierde de enriqueserce de la profundidad que llevo dentro...porque anda buscando alguien más parecido a él o ella...que sepa todo de Star Wars, Madonna, Britney, etc. Sin embargo, hay personas que cuando no entienden, me preguntan...y en eso es que me concentro...cuanto lo valoro!

ahora bien, el amor a primera vista si exite (que yo le llamaría la energíasupercalafragilistcespialadociouslywonderful a primera vista)...y es erdiablo de chulo.

Carola dijo...

Soy una romantica empedernida y me encanto tu articulo, no solo porque tampoco te gustan Titanic y Notebook que me parecen dos clavazos, sino porque fuiste capaz de explicarme cuales son los ingredientes que busco en una buena pelicula romantica, y como escriben tan pocas buenas vivo en la busqueda incansable de repetir los momentos que vivi al ver pretty woman, when harry met sally, reality bites, as good as it gets, etc

Como en el mundo hispano escribir novelas romanticas no se considera literatura seria, escribete una con seudonimo y me avisas, yo la compraria.

lagitti dijo...

Ay es verdad. Yo tampoco soy paryidaria de las llamadas "chick-movies" (que por demás es un término despectivo ques e invenatron los hombres para hacernos sentir que ir con nosotras a ver una de ellas es un sacrificio que tenemos que recompensar de una manera grandiosa...), no disfruto para nada estas historias tan simplistas en las que la gente (bellos todos por cierto) se enamora diunavé. Ahora bien, yo sí creo en el amor a primera vista; yo lo viví. Es verdad que no resultó eterno, pero lo arrastré por casi 5 años..... Lo que pasa es que las historias simples, donde los buenos, los protagonistas consiguen lo que quieren son las que venden... y hay que comer! Je je je. Yo no tengo when harry met sally pero si la tuviera, ya hubiera brincado también.

Ariskelmys dijo...

Maria, Maria Maria... Detesto Titanic y me doy el gusto de decir k seria la mejor forma de tortura china en la cual ponerme, con solo oir a Celine Dion cantando el tema tengo para kerer subirme por las paredes. Con relacion a The Notebook, la considero not even worth my time, y me disculpan... soy como tu, when harry met saaly, sleepless in seattle, addicted to love, etc
Pero debo admitir k mis favoritas es Sixteen Candles, me identifico en ella, pk ella tambien se sentia como "pez fuera del agua" y al final se quedo con el quaterback... Pero la chica, tenia profundidad sabia lo k keria y habia algo mas alla en ella. Soy romantica empedernida, pero eso no nubla mi cerebro... Bienvenida al mundo de los Blogs, elege tu superheroe o archivillano, para ponerte un link en el mio y me dejas saber... Ciao

Anabelle dijo...

Pero Ariskelmys, me caes mejor ahora!!!! Sixteen Candles es un clasico del cine... Adoro esa peli, imaginate yo, dominicana, de 15 años, acabadita de llegar a East Lansing High School, Michigan, más pez fuera del agua no podía sentirme y me encuentro con esa peli... identificada fue poco...

lamismamoma dijo...

yo no he visto the notebook, pero si romanticismo es titanic, definitivamente paso
no creo en el amor a primera vista... pero si del enamoramiento a primera vista que es muy diferente
creo que hasta los sicologos han hecho estudios de ese periodo de la magia y bla bla bla....

soy anticursi y anti lagrima, creo que el unico gesto de amor que me ha hecho llorar en el cine fue cuando le regalaron el hipopotamo a demi moore en indecent proposal... creo que no soy target para las cursiladas de hollywood

NeuviemeMistere dijo...

OK... Si tu no eres romantica, entonces yo soy la persona mas insensible que ha nacido en esta vida; pq las unicas peliculas q me han hecho llorar son (unica y exclusivamente - hasta ahora): Philadelphia & What Dreams May Come [y me han afectado de rabia los dos ultimos capitulos de Grey's Anatomy]... pero hasta ahi llegaron las lagrimas de mi ya establecido romanticismo asqueante - como diría Ariskelmys.

En cuanto de Notebook, no he visto la pelicula, pero admito que el libro retrata una muy buena historia - aunq realmente Mr.&Mrs Smith me parecio un romanticismo mas real.

Esos cliché d pelicula, y eso del "amor a primera vista" simplemente NO PASA (estoy d acuerdo contigo) - pero imagino hay q alimentar la creatividad y la esperanza d alguna manera.

Ahora, un amor asi como el q describe 'What dreams may come' o como el mismo en The Notebook (DESPUES de q la jeva por fin dcide hacer uso d su propia capacidad sentimental y pensante) hay que admitir que db sentirse muy apero al menos imaginar que existe... Si no, aparecerian mas creaciones como el titanic, incitando a la gente a tirarse de un barco y morir de hipotermia antes q tener q oir a Celine Dion voceando otra vez...
(NO, yo no llore viendo el titanic - ni tampoco lloré con The Notebook - nadie con 2 pesos de frente se mete en esos lios dramaticos de gratis)

Cristina dijo...

Incidentalmente, ayer estaba pensaando en lo mucho que detesto las recetas genericas y estadisticamente insignificantes para ser una mejor persona. Estas son mas irritantes aun cuando enenuciadas por fanaticos narcicistas que te atosigan cuando tienes la mala fortuna de topartelos, a pesar de que nunca has manifestado el deseo de alcanzar su alto estatus dentro de la cadena alimenticia esperitual.
Keep it up!

PS Viva La Vie Boheme!

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner