lunes, mayo 15, 2006

El que calla, otorga


Quizá porque he visto demasiadas películas en que el pueblo hace sentir su voz; o quizá porque me cogí muy en serio la propaganda pro-democracia que vi en los libros de sociales, yo creo en el poder del voto. No es que sea ilusa; no es que espere sorpresas en estas o las elecciones que vienen, pero sí es que pienso que la gente, cuando quiere, se puede hacer sentir.

Mi hermana menor, que tiene tendencias marcadas hacia el fatalismo, dice mañana no va a votar, porque no vale la pena. La mayor dice que si lo echa, lo echa nulo, por que no hay opciones. Y mientras ellas me repiten lo que tienen meses diciéndome, yo siento que se me va adentrando una desesperanza propia de una mosca amarrada en una telaraña y pataleo y grito internamente, rogándole a lo que sea que me ilumine para poder convencerlas que se levanten a votar.

Entiendo el punto de vista de que no hay opciones (ni que estuviese ciega); y entiendo que una siente que no se le escucha, pero mi parecer es que este es uno de los casos en el que el que calla, otorga.

Que yo sepa, no tenemos que presentarnos todos a votar para que las elecciones se decidan. De hecho, sólo tiene que votar uno para que la mayoría de los votos esté representada. Entonces lo que pasa es que aquellas personas que tienen algo que ganar (léase los $$$$) con son los que se levantan a votar. ¿Y de verdad están mis hermanas y otras mujeres, y otros hombres, pensantes del país dispuestos a dejarles la decisión a ellos? Yo eso no lo entiendo.

Creo que a veces las opciones son malas, o en el mejor de los casos, mediocres, pero creo que no por ello debemos dejar de elegir. ¿Y si votamos por esos partidos que no son ni rojos, ni blancos, ni morados, ni rosados y que tienen gente que aun no conocemos, pero que tal vez merecen una oportunidad? (porque realmente, mujeres, es prepotente pensar que ya conocemos a las decenas de caras que están en la boleta y que sabemos, sin temor a equivocarnos, que no sirven, que son corruptos y que no merecen nuestro voto)

¿No valdrá la pena tener un poco de fe? ¿Y si le damos fuerza a nuevas oposiciones y descentralizamos el poder de las mismas manos que lo tenían en el momento en que tú y yo nacimos? ¿Y si tenemos fe en nuestros compatriotas y hacemos la fila y marcamos la cajita, y echamos la boleta A en la urna A y la boleta B en la urna B? ¿Y si dejamos de dejarnos abusar porque no se nos escucha, y alzamos la voz para que el vecino nos oiga y se una a nuestro grito, y nos haga llegar la ayuda?

Cuando no votamos, estamos volteando la cara, haciéndonos los locos, dejando que se abuse contra nuestras provincias, y contra el país. Callando y otorgando.

Yo no puedo quedarme callada. No me gusta que otros usen mi voz, porque al fin y al cabo los elegidos nos representarán a todos, a los que votamos y a los que no.

Votar no puede ser una pérdida de tiempo, al menos no cuando se analiza y se compara con las inversiones de tiempo que le damos a cualquier otra cosa. ¿Cuánto tiempo invierte una mujer en su pelo? ¿Cuánto dura una persona esperando que le laven el carro? ¿Cuántas horas de películas malas hemos visto? Y entonces, porqué no podemos regalarle una hora al país e ir a votar.

Espero que mis hermanas, y todos se motiven a hacerlo. Y si les parece sensato mi consejo y quieren votar por alguien que no es tan conocido, (que quizá no esté tan viciado) pueden tomarse un par de minutos para conocerlos, en esta página de Internet: http://www.conocer.com.do/.

Mari, Ana: nos vemos mañana, en la fila, cédula en mano y bañadas de optimismo.

P.D. La doble negrita es para mi pana Rabeika.

10 comentarios:

Rosalina dijo...

Yo propongo que voten por una de las caras nuevas: Eduardo Jorge para senador del distrito. Va por el partido del Toro. Fue mi profesor de introduccion al derecho y luego de derecho bursatil. Tengo fe en el (todavia) y es definitivamente una pauesta en la que vale la pena arriesgarse.

Rosalina dijo...

Yo propongo que voten por una de las caras nuevas: Eduardo Jorge para senador del distrito. Va por el partido del Toro. Fue mi profesor de introduccion al derecho y luego de derecho bursatil. Tengo fe en el (todavia) y es definitivamente una pauesta en la que vale la pena arriesgarse.

Anabelle dijo...

esos nuevos pertenecen a partidos viejos que son reconocidos...

Anabelle dijo...

esos nuevos pertenecen a partidos viejos que son reconocidos...

María la pez dijo...

Que conste, que que yo sepa votaron...

lagitti dijo...

Bueno, pues después que dije y vociferé que NO IBA.... FUI. Y hoy, me arrepiento, siento que boté mi voto, que no total no sirve para nada... precisamente mi argumento inicial. Debo seguir mis instintos siempre, esa es la enseñanza y la moraleja.

María la pez dijo...

Y los instintos que te hicieron marcar la boleta y ensuciarte el dedo? Esos tambien dicen algo. Piensa en que aportaste algo a la democracia, tomate una cerveza porque no te importa realmente quien gana (y por lo tanto no puedes perder) y celebra tu arranque de civismo, pa que se vaya el arrependiemiento.

Anabelle dijo...

te entiendo se siente muy mal...

Anabelle dijo...

Yo voté NULO!!! no me siento tan mal.

Mariel dijo...

anabelle y sus votos nulos me saca de...

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner