jueves, septiembre 28, 2006

Machos que reconocen sus debilidades y feministas que se quedan calladas ¿Será posible?


Quizás porque me gusta tanto la televisión, me voy aprendiendo clichés culturales (propios en ocasiones de otras culturas) que después confundo con verdades. Así, por ejemplo, me creo que las rubias se divierten más, que ya no existen mujeres que sueñan con ser amas de casas, y que todos los noviazgos de ahora son con todos los derechos.

Por lo mismo, no recuerdo si es un cliché dominicano, gringo o internacional el que a los hombres no les gusta pedir direcciones y que prefieren andar perdidos y sin rumbo por horas antes de pararse en un colmado a preguntar donde queda la calle Respaldo de Algo. Pedir direcciones, entiendo yo, sería como reconocer una debilidad, o peor aún, una deficiencia.

Si esto es cierto, y como ya dije yo me lo creo, me sorprende escuchar a hombres de mi edad y de la edad de mi madre decir que ellos toman pastillitas azules, para ayudar a su otro yo a quedarse erguidos en atención por el tiempo que su pareja sexual requiera. Yo, que creo en los clichés, crecí pensando que el hombre se consideraba un reflejo de ese otro él que llamaremos “el caballero”. Yo creía que si el caballero era pequeño, el hombre se sentía pequeño; que si era débil, el hombre se sentía débil, y que si era insuficiente para su pareja, entonces él se sentía insuficiente. Pero parece ser que al igual que hay mujeres que se convencen que el contenido de sus sostenes rellenos son todo ella, los hombres que logran la fortaleza deseada con asistencia química se han convencido que son así de fuertes.

Discúlpenme si esto me parece espectacular. Creo, incluso que los machos dominicanos han progresado porque si logran reconocer que su caballero no es necesariamente lo que ellos quisieran que sea.

Claro que con este progreso (significativo, sin duda), ha venido un atraso que es el concepto que se tiene del caballero, ya que lo que antes se comercializaba como un instrumento de placer (como una barra de Toblerone, o un jacuzzi nocturno) ahora es un verdugo castigador. Al menos eso es lo que promueven las versiones locales de la pastillita azul, que promocionan “pelas” a las mujeres que se lleven a la cama a hombres que la toma. No dejan de sorprenderme las modelos que se prestan para los anuncios, los reguetones que promueven su uso y David Ortiz, ¡El Big Daddy!, prometiendo horas incansables de “castigos”. ¿Y es que estos hombres no trabajan?

Tampoco dejan de sorprenderme las feministas. Las mismas que se infiltraban en aulas de la universidad para corregir a estudiantes y profesores que no dijeran ellos y ellas, nosotros y nosotras, hombres y mujeres. Estas ahora no las escucho hablar de cómo estos productos promueven la objetificación de las mujeres y la violencia de género.

El machismo y el feminismo parecen estar como Microsoft, en constante actualización.

La foto es un recorte de un anuncio periódico.

11 comentarios:

lagitti dijo...

Lamento desilusionarte: no es que el hombre dominicano haya finalmente admitido que es humano, y que no se empequeñece al reconocer una que otra debilidad; noooooooooo, ahora no sólo quieren acostarse con cuanta dispuesta le crice por delante, sino que para llevar la hazaña más allá, queiren darle a cada una "la pela de su vida" (hasta escribirlo me dio náuseas). Yo, he visto con ira, indignación, tristeza, y nosequémás, cómo los tiempos en que una modelo en micro-shores posaba la lado de un motor , vuelven. De nuevo, una mujer semi-encuera vende. La cuestión ahora es: quién dura más, cuántas veces en una misma sesión , no es verdad que es para complacer más a su pareja. Sí, claro!


Ah! y es Big Papi, María

Mariel dijo...

el anuncio que me parece más ofensivo es el de Erec F, encima de desagradable, me imagino que han visto los anuncios de prensa de la mujer contenta sonriente y un texto inmeso que dice Gracias!. Cada vez que lo veo se me retuerce el estómago.

Claro a su target le fascina pero no tenemos porqué ridiculizar a una parte de la población para llegar a la otra. Yo como mujer y que también me muevo en este medio, me siento avergonzada de estos anuncios.

Anabelle dijo...

TIKITI!
Dura y curvera!
Excelente artículo.

María la pez dijo...

Buenas tus correciones Gitti, en ambos puntos.

lagitti dijo...

no entendí

Pabletowh dijo...

Pero la historia es peor, ahoora cualquier muchachito se para en el colmado y pide la pela, para así ser de los tiguerenos el mas+mas.....Las mujeres están hechas porque ahora LOS MACHOS somos los del poder....Machismo o feminismo la cosa se sigue jodiendo!

Liztatters dijo...

Y eso de "GRACIAS", se lee y se oye como si estuviesen haciendo un favor...

Liztatters dijo...

Unjú, y eso de "GRACIAS"... Como si estuviesen haciendo FAVORES... Si entienden a lo que me refiero...

Mich dijo...

Para mí el más FEO es el de LA PELA con la versión de la COLA DE MOTORA, que plebe!

Carolin dijo...

Todos estos anuncios son muy desagradables,(sobre todo el de Erec F, realmente no sé como señoras mayores se prestan para ese tipo de promociones, Que horror!!!) es increible como ahora se comercializa este tipo de pastillas, cuando antes eso era a lo callaito que los hombres que realmente la necesitaban iban a la farmacia y la compraban. Sigo pensando que definitivamente los valores se han ido al zafacón. Que lastima!

Milonga dijo...

yo nunca he entendido eso de "dar pela", cual es el objetivo entonces?…bueeh

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner