lunes, octubre 30, 2006

Yo amo a Stephen



Quizás porque con cada libro que tengo en las manos siento que estoy celebrando el poco tiempo que mi papá y yo tuvimos juntos –por que si mal no recuerdo, él fue el primero en ponerme un ldarme uno—yo compro muchos libros. De hecho, he dicho que si solo pudiese leerlos a la velocidad que los compro, yo sería la mujer más leída que conozco. Como no lo hago, no lo soy, y hay muchas que tienen más libros en su cerebro que yo.

Sin embargo, me siento como en un romance con los libros que tengo. Están con los que ya he estado, y que me han dejado deseando más. Están los que me han agotado en nuestro tiempo junto. Están los que llevé a mi casa, pero no toqué nunca. Están los que me han marcado como persona. Y están aquellos que me han decepcionado profundamente. Yo amo a mis libros, como un niño quiere al oso de peluche que le ayuda a dormir.

Con este amor a mis libros viene, inevitablemente, una relación con sus autores. Milan Kundera y yo tuvimos un romance muy extendido, que terminó con la decepción de La Identidad. Coquetié con Isabel Allende por dos o tres libros, pero de Afrodita para acá no he podido ni verla. Amo a Dickens aunque nuestra diferencia en edad a veces afecte la relación. Y quisiera sentarme a tener una conversación larga y tendida con Emely Bronte, para comparar impresiones sobre todos los habitantes de Cumbres Borrascosas. Sigo enredada con Skármeta aunque haga mucho que no nos tratamos. Julia Álvarez es aún un modelo a seguir. Y J.K. Rolling me las roba todas.

Y entonces está John Irving, mi esposo. Al que no dejo ni cambio por nadie, por su crudeza en Las Reglas de la Casa de Cidra; por su ternura en Una Oración para Owen Meany; por el romance de Una Mujer Difícil; y por la sabiduría, originalidad, y el encanto de El Mundo Según Garp, de todas sus obras maestras, mi favorita.

Pero ni al él, ni a ninguno de los antemencionados los quiero tanto como a Stephen King. Él es más imperfecto, más comercial, menos original que el resto, lo admito; pero es mucho, pero mucho más auténtico.

Lo que más me gusta de él es su imaginación. Le es tan fácil hablar de hombres pasados de los cincuenta años y sumergidos en una crisis existencial, como de extraterrestres que invaden los cuerpos de cazadores.

No todas sus historias son buenas, Dreamcatcher es uno de los peores libros que he dejado por la mitad; pero por cada “clavo” hay obras maestras que compensan el tiempo perdido. Está Dolores Clayborne, y Everything is Eventual. Está The Green Mile y Hearts in Atlantis. Está Bag of Bones y The Shawshank Redemption. Está On Writing, un libro que haría a cualquiera soñar con ser escritor. Con cada uno de esos libros, está fortalecido mi amor y admiración al tipo más raro del mundo. Un escritor que vive reinventando los límites de la literatura que se conoce como comercial.

(Me encanta que los snobs literarios lo desprecien, porque es muy comercial. Hay casos, como el de él en que se vende porque es bueno. Y entonces ellos evidencian su propia ignorancia.)

Stephen vive amenazando con dejarse. El vive retirándose. Pero parece ser que la misma fuerza que me hace seguir leyéndolo aun cuando él me decepciona, lo hace a él incapaz de dejar de publicar. El NY Times anunció ayer su más reciente libro, Lindsey’s Story, la historia de la viuda de un genio literario. Este, hasta al NY Times le gustó, así que imagínense si personas enamoradas como yo, podrán resistir su encanto (Amazon dice, que llega entre 3 y 9 días). Yo, como siempre, no puedo esperar. Este es un libro que, saben los que me conocen, no tendrá que esperar para ser leído. Yo por Stephen, lo dejo todo.

12 comentarios:

Mariel dijo...

Yo puedo dar testimonio y fé de que maria se enloquece por este hombre, la verdad es que nunca me he puesto a leer las cosas de él, pero con este post creo que mañana empezare!

me da un poco de envidia tus romances con tus escritores, me tengo que poner en esa también.

Mariel dijo...

Yo puedo dar testimonio y fé de que maria se enloquece por este hombre, la verdad es que nunca me he puesto a leer las cosas de él, pero con este post creo que mañana empezare!

me da un poco de envidia tus romances con tus escritores, me tengo que poner en esa también.

Pabletowh dijo...

Lista de cosas por hacer de Pablito:
a)Conseguir un Escrito de quien enamorarme
b) leer todos esos libros María puso en este post
C) leermelo en menos de una semana
D) Admitir que María ama a otro hombre que no soy yo
E) Mucha terapía para aceptarlo
Fa la Z) Aceptarlo y leerme este libro!

Empiezo YA!

Anabelle dijo...

me ha encantao este post y como a mi me gustan los locos intelectualoides que fumen mucho y viven con problemas existenciales eternos, y se inventan historias que me ponen la cabeza loca, mi adorado tormento es Cortázar, mi novio, mi amante, mi marido, mi amigo...etc...
Sí, que suerte tuvimos con ese papá que nos ponía a leer y si no entendiamos algo de lo leído nos ponía a reflexionar conversando como si fueramos adultas y en esa epoca yo me decía para mis adentros: ayyy diooo por qué pregunté yo lo que quiero es irme a jugá al escondio con los tigueres del barrio, pero cuanto lo agradezco hoy dia!

Anabelle dijo...

me ha encantao este post y como a mi me gustan los locos intelectualoides que fumen mucho y viven con problemas existenciales eternos, y se inventan historias que me ponen la cabeza loca, mi adorado tormento es Cortázar, mi novio, mi amante, mi marido, mi amigo...etc...
Sí, que suerte tuvimos con ese papá que nos ponía a leer y si no entendiamos algo de lo leído nos ponía a reflexionar conversando como si fueramos adultas y en esa epoca yo me decía para mis adentros: ayyy diooo por qué pregunté yo lo que quiero es irme a jugá al escondio con los tigueres del barrio, pero cuanto lo agradezco hoy dia!

Gitty dijo...

El sr. Blogger se la ha cogido conmigo y no me deja comentar. Yo sólo le leído Bag of Bones y, te confieso, que había páginas en las que debía dejarlo porque el miedo me iba a matar. Por supuesto, exceptuando los que vi en el películas. Ahora, me puedes prestar cualesquiera de los otros que te han encantado, yo gustosa los acepto.

María la pez dijo...

Cuando usted quiera Gitty. Yo me autoproclamo promotora de S.King.

Pabletowh dijo...

"yo lo que quiero es irme a jugá al escondio con los tigueres del barrio"

Anabelle, de verdad, en el corazón!

Claudia dijo...

Dios! Eso es amor verdadero... esta introducción solo para decir que Stephen King is the best!!! Hay otro escritor, comercial claro, que me encanta y es John Grisham con su libro The King of Torts. Pero, la verdad es que Mr. King es el papaupadelamatica

LittleMissDrama dijo...

Entiendo su asfixie Maripez, yo siento lo mismo por Pablo Neruda (i love you R.I.P)...de Isabell Allende (de ella mi libro favorito: Paula ) le recomiendo "La ciudad de las bestias" y "El zorro", exquisitos. Esa mujer tiene la capasidad de sacarle lo erótico hasta a un gato castrado...lo juro!

LittleMissDrama dijo...

...otra coza Maripez, ¿lloró usted en The Green Mile? por que sólo se me aguan los ojos escribiendo este comment y pensando en la película ( I love Tom Hanks wohoo!) me imagino el libro es fuera de este mundo...

María la pez dijo...

Para mi, The Green Mile fue uno de sus mejores. La película también me encanta, una de las pocas adaptaciones buenas que hay de sus obras.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner