jueves, enero 04, 2007

Licenciadas y asistontas


Quizás porque además de 65% agua, soy 10% histérica, 3% feminista y 22% todo lo demás, yo trato de no criticar a las mujeres en general. No es que no hable de una en específico –de hecho, cuando lo hago me entretengo inmensamente— sino que trato de no hacer generalizaciones como que todas manejamos mal, lloramos con películas de Kevin Kostner, obsesionamos con los zapatos, y nos bajamos la edad. Yo trato de ser de las que celebro la individualidad de las mujeres, y de las que defiendo que dos mujeres, al igual que dos copos de nieve, son muy diferentes.

Pero hoy no. Hoy me siento en ánimo de generalizar y escribir de aquellas mujeres que lograr desesperar a monjes, que despertarían los instintos asesinos del Dalai Lama y que hacen a una pensar en todos los insultos machistas que llevamos una vida tratando de desaprender. Ustedes saben cuáles son: son las licenciadas y las asistontas.

Las licenciadas, como entenderán, no son todas las que hemos concluido exitosamente una licenciatura, sino aquellas que creen que por haberlo hecho tienen a Dios agarrado por los, ehhh,… dedos. Son aquellas que se han cambiado el primer nombre a su grado académico y que hacen que sus hijas las presenten como la Lic. Juana Maria Guzmán Gutiérrez de Fernández (el uso del nombre es completamente aleatorio, y no quiere representar a nadie en especial). Son las que no contestan su teléfono, no sacan una copia, no visten sin medias panties y no faltan un sábado al salón. Las conocerás por su aire de superioridad, su uso de palabras domingueras y su afán por mostrase tan _______________ (inserte usted el adjetivo) como el hombre que ocupa el mismo puesto en la empresa y gana 7,000 pesos mensuales más. Pero, más importante aún, ellas son las jefas de las asistontas.

Las asistontas (personaje que trato ignorar, pero al cual recordé recientemente gracias a un post del actual blog de la semana), son las que una se encuentra en casi todos los lugares en que ofrecen servicios públicos: las que cobran en la agua, la luz o el teléfono, las que se sientan en la recepción de las secretarías o las que fingen ser cajeras de banco. No las confundan con las asistentes, aquellas que sonríen, responden preguntas y solucionan problemas; las asistontas son las que no sólo no quieren, sino que cerebralmente no pueden hacer ninguna de las anteriores; en especial cuando tratan de hacerlo a la vez que hablan por teléfono, se liman las uñas y se comen un platito de frutas. Las asistontas son adornos parecidos a las flores de plástico que se pusieron muy de moda en el principio de los 90; inútiles y difíciles de tragar.

Son las que insisten en escribir tu nombre mal, tal y como le pasó a Alexéi, no te pueden decir dónde está el jefe, ni a qué hora regresa; las que no encuentran tu cheque porque, por más que les expliques que tu apellido lleva el “De” (y que no es de casada), te buscan en la “M”, y las que, como descubrió Anabelle, a pesar de trabajar en la sección de cosméticos no saben decirte cuál tono de pintalabios se recomienda para un tez morena.

Pero lo más triste de las asistontas, y de sus jefas, las licenciadas; es que serán lo que son, por siempre. Si no encuentran el hombre que las lleve a su verdadera vocación de ama de casa (lo que no tendría nada de malo, si no fueran, apuesto una uña, igual de mediocres como administradoras de una casa) ellas se quedarán allí, con sus medias panties y sus uñas bien limadas, ignorando el teléfono que no para de sonar, cortándole los ojos a las mujeres que son más bellas, más inteligentes y más simpáticas que ellas, y esperando el próximo 15 ó 30 para hacerse una plancha en el pelo; por los siglos, de los siglos, amén.

17 comentarios:

Anabelle dijo...

errrr dia... y qué te dio Maria?? TIKITI!!!

MaK Xideralis dijo...

Wao.... las asistontas están en todo, pero nada como una licenciada con su "aire", eso si es molestoso para muchos, en especial a mí.

Wendy Soto dijo...

TIKITI!!! is right...Me voy más lejos, Es el interés de la 'mano invisible' que no permite que la asistonta sea asistente ni que la licenciada sea jefa. Es precisamente eso lo que nuestros líderes quieren, que la gente sea tonta y que enfoque su atención a lo insignificante. La mediocridad reinará en nuestra sociedad hasta que decidamos erradicarla. Cómo? Dejando de mandar a peinar a las mujeres pero si peinarles la dificultad de acceso a educación--instrumento de poder.

Pablito! dijo...

Estas especies son necesarias, para que post como esto se escriban. Porque nada que efogone mas que eso!

Ariskelmys dijo...

Buenno, el 2007 entro tirando piedras, pero estoy totalmente de acuerdo contigo Maria...
Es muy duro tener k bregar un un personaje de estos, es mas, cuando me veo delante de uno, hago un ejercicio de paciencia y tolerancia, para no cometerla.
Pero creo k ella, no aspiran a ser nada mas de lo k son, pk en la realidad paralela en la k viven no tienen nada de k arrepentirse y los k estamos mal y debemos cambiar somos nosotros...

lagitti dijo...

ay las asistontas.....pero esas son mas tolerables que las licenciadas

Rosalina dijo...

Jajajajaj! Mariaaahhhh!!! Te la comiste! Solo que las asistontas que a mi me tocan no comen fruta, comen pica-pollo!

NeuviemeMistere dijo...

Oh las asistontas... Son expertas en Solitario! Pero, como dice Gitti, son mas tolerables q las licenciadas... pq estas ultimas, atento al pedazo de papel que dice que se graduaron de algo, ya son Diosas encarnadas (aunq si les preguntas cuanto es 2+2 tengan que llamar a la asistonta a que le responda, pq juntas son dinamita!)

Mariel dijo...

llego tarde a este post! pero que pique ni ma bueno! ufffff secundo este post entero, y si pudiera ponerle dos comillas y memorizarlo hiciera un quote de estas letras cada vez que se hable del tema, muy bueno maraya!

Marie dijo...

Bastante bueno tu post.

LittleMissDrama dijo...

El pique que siempre cojo con el asistonto de la directora de la Alianza Francesa, mientras el ni saluda, ni pregunta en qué me puede ayudar, y sobretodo cuando sólo mantiene contacto visual con la computadora...

¡Debería de imprimirle este post dejarselo en el bendito monitor!
buajajaja...
Muy buen post.

Alexei Tellerias dijo...

"las asistontas son las que no sólo no quieren, sino que cerebralmente no pueden hacer ninguna de las anteriores; en especial cuando tratan de hacerlo a la vez que hablan por teléfono, se liman las uñas y se comen un platito de frutas."

Y lo peor de todo, querida MariFí, es que insisten en hacer las cosas mal. Es como el otro día que pedí un jugo GRANDE de CHINOLA en la cafetería del periódico y (2 microsegundos más tarde) la jeva me preguntó si era PEQUEÑO de JAGUA.

(insert big WTF here)

Aunque a las "licenciadas" yo he sabido aprender a manejarlas... it takes a journalist to sink fake pride.

ivan jaquez dijo...

Yo he visto gente que hasta su firma la ha cambiado y la L, I y C de licenciad@ son las letras más destacadas de su firma.
Eres muy observadora, buen post!

maria dijo...

Jajajajja maria me encanta, porque tienes tanta razon, que no se como explicarlo, las LIC. creen que saben ma que to el mundo y las asistonta creen que por ser asistonda de la LIC. llegaron a lo último y que son las casi hermanas de la jefa...

QUe triste!!!

maria me fascina tu post...

Anónimo dijo...

jajajaj hace mucho que no pasaba por tu blog y está tan bueno, me acaba de recordar un pique reciente, con el que puedo agregar que se ofenden al menor comentario decente por traerlas a la realidad, de repente te miran con cara de incredulidad como si la llamada que le acabas de interrumpir de verdad fuera de trabajo. Carolina

¨*+Fairytale*Princess*+ dijo...

♥ ! yo te digo a ti!! si tu supieras las mujeres que me han tocada asi a mi osea es pa pegarse un tiro!

PUNTO & CRUZ... dijo...

Lo grande es cuando tu jefa es una licenciada, pero tu no eres una asistonta, ahi es cuando llegan los encontronazos. Y sobre todo si la licenciada, es lo que he denominado, una fabulosa (entiéndase que inventa fábulas y cuentos todo el tiempo) jejeje

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner