lunes, mayo 07, 2007

Lecciones sobre el amor

Quizás porque en mi casa coincidían las canciones de Silvio Rodríguez, Pablo Milanés, Mercedes Sosa, Joan Manuel Serrat y José Luís Perales, con las de Amanda Miguel, el Dúo Pimpinela, Yolandita Monge y otras estrellas de Disco 106, yo creo que pude elegir las canciones que me marcarían de una amplia y variada muestra de música, con contenidos muy diferentes.

Así, me entretenía con “A esa ve y dile tú…” (una de las canciones más divertidas de cantar), mientras adentraba a mi ADN las letras de “Puerto Rico, ala que cayó al mar…” y “Tiburón, qué buscas en la orilla…”. Escuchaba las canciones sobe los cuernos y los desamores, pero me dejaba influenciar más bien por aquellas que promovían comunidad e ideología, a pesar de que su influencia sobre mí se encuentre hoy debilitada por el capitalismo y otros demonios.

Pero recientemente, en una conversación vía e-mail con una persona muy querida que permanecerá anónima para fines de este post, recordamos aquellos sin sabores que las canciones de ayer nos hicieron romantizar. Por ejemplo, la figura de “la otra” que teme quedarse sola en la vejez (“Cariño mío, que va ser de mi, cuando las canas, empiecen a salir…”) nos despertaba un sentimiento de tristeza tal que cantábamos las letras de esta canción a toda voz, sin que nos surgiera el impulso que me parece ahora tan lógico, de gritar a la radio “¡vieja, pero vota a ese tipo!”.

Así mismo, Pimpinela, nos hacía pensar en todos los escenarios en que una mujer tradicional, ama de casa y aguantadora hasta lo último podía sufrir, con canciones como “Vivir sin ti no puedo” y “Me hace falta una flor” una gema de canción con letras como éstas (recuerden que las preguntas la hace él):
“¿Tienes ropa que lucir, no?
Si
¿Tienes comida en tu mesa, no?
Si
Si has vivido en un mundo común y sencillo y te he dado un castillo
¿Que te hace falta hoy?!
Me hace falta una flor.”

A juzgar por estas canciones las relaciones amorosas, al menos las de ese tiempo, eran poco menos que actos de masoquismo o intentos de suicidios. El “buen corazón” Amanda Miguel es una historia tan triste como su canción fatal ; “Él Me Mintió”.

Además del desamor, otro tema parecía ser común: La esperanza de estas Divas de nuestra niñez (para las que estamos post o cerca de los 30, al menos) era que viniese un príncipe azul a salvarlas. Sino, pregúntenle a Yolandita, que tras muchos sinsabores pudo cantarle a su "señor del pasado" que ya había encontrado con quién sustituitlo.

Sin embargo, aún eso no era garantía ya que como bien lo sabía Miriam Hernández (según declara en “Te pareces tanto a él”) encontrar un nuevo amor, era sólo perderlo otra vez…

Viendo todas estas muestras de divas desdichadas, me pregunto: ¿son estas canciones representativas de las vidas que llevaron nuestras madres? Y de ser así, ¿qué nos espera a nosotras que aprendimos de relaciones de parejas de madres que lloraban con canciones como estas?

Al menos al final del túnel, hay una esperanza, ya que si todo este análisis y esta retrospección es válida, entonces las canciones de hoy son muestras de las mujeres de hoy, por lo que si J.Lo –sin duda alguna, la diva del momento – le informa al tipo que osó complicarle la vida en "Qué Hiciste" que “Mañana no veré tu nombre escrito entre mis versos; no escuchare palabras de arrepentimiento; Ignorare sin pena tu remordimiento” nosotras también podemos.

11 comentarios:

Anabelle dijo...

jajajaja como me ha gustado este post tia!!!

Se lo tendré que mandar a par de amigos y amigas que se burlan de mi ipod por los extremos musicales que en ella se encuentran y es que me crié en la misma casa de María, la pez!

Cheo dijo...

Mari:
Ese segundo y último párrafo son algo más que perfectos. Tengo que confesar que mi gusto por las canciones de la Sophy, Yolandita, Lourdes Robles y Xiomara (De esta última quizá ni te acuerdes) me nacen como por generación espontánea. Es como si lo hubieran escrito en mi ADN mucho antes que la propia conciencia. Lo sé, cualquiera podría pensar que han sido muchos años de sobreexposición a Disco 106, Estrella 90, Sonido suave y similares. Pero lo cierto es que este gusto musical es superior a mi. Yo hago mis intentos con Pedro Guerra, Sabina... y na. Pero ya, he aprendido a vivir con mi gusto por esas divas que han inspirado a muchos como yo a dar una buena "suapiá" o un "fregao", porque, quién se atreve a negar que un CD de Yolandita es lo mejor para hacer esos oficios poco estimulantes?
Cheo

Alejandro Correa dijo...

Parece que nos criamos en la misma epoca, en mi caso se suman las canciones de Jose Jose, Camilo Sexto, etc.

Tambien, en mi condicion de Nieto favorito de mi abuelo, debia tirarme a Carlos Gardel, Felipe Pirella y otros de esos tiempo, en conclusion, a pesar de que mi musica favorita es la salsa, mi baile preferido es el merengue, soporto el regueton, pero disfruto mas la musica de aquellos tiempos...

Carolin dijo...

Claro que si podemos, las divas de antes son ejemplo para muchas mujeres de hoy.
Puedo mencionar a Rocio Jurado, sus canciones son un ejemplo de que la mujer puede amar, pero tambien puede poner en su lugar a quien intente jugar con ella.

Ailyn Hilario dijo...

Me encantó este artículo. Pienso que las canciones de ahora reflejan la libertad de la mujer, contrario a los temas pasados que mencionaste (que muestran a la mujer sufrida, ama de casa, que lo aguanta todo. ¡Qué bien que eso va cambiando!).

Ahora bien, algo muy interesante (y que una vez se me ocurrió hacer, pero no hice) sería analizar la música de acuerdo al género. Por ejemplo, el tratamiento que recibe las relaciones amorosas en la bachata es sumamente dependiente; si hablamos del regaeton, sabes que la mujer se utiliza como un adorno u objeto expresamente sexual.

Ese puede ser un tema para un próximo post.

lagitti dijo...

a mí me mata La Lupe.

Alguien dijo...

Yo prefiro la armonia, solo el bien vence al mal, en todo y cada uno de los sentidos.

La vida en olla dijo...

Lo triste de esto es que me sé todas esas canciones, gracias al hecho de que mi madre ha sido fija con Disco 106 desde que nació, y mis viajes de ida y vuelta al colegio no estaban completos sin la voz de melaza de la locutora de "Especial de especiales". Siempre he pensado que la señora esa debe ser tan fea como la situación de un senador públicamente inepto, sin guardaespaldas, dentro de un supermercado lleno de gente que paga impuestos.

Ahora, en mi caso, la clásica es "Hagamos un trato" de Amanda Miguel. Y la del papá que llama a una casa y lo coge el niño. Y la de la fiesta de los 15, con la colita de caballo, que dice "y el que te esperaaaaa, aún te esperaaaaaaa...con la más fiel devociónnnnnn". Y con esto dedico un "Grrrrr" a mi mamá.

Cristina dijo...

Ven aqui quiero decirte algo...-
A esa que te aparta de mi
que me roba tu tiempo
tu alma y tu cuerpo ve y dile

-Que quieres-

Que venga
que tenga valor
que muestre la cara
y me hable de frente
si quiere tu amor

-Para que-

A esa
que cuando esta contigo
va vestida de princesa
a esa
que no te hace preguntas
y siempre esta dispuesta

A esa vete y dile tu
-Que-
que venga
-para que-
yo le doy mi lugar
-que quieres probar-
que recoga tu mesa
que lave tu ropa
y todas tus miserias
-que quieres demostrar-
que venga que se juegue por ti
-que vas a conseguir-
quiero ver si es capaz
de darte las cosas que yo te di
a esa, a esa
a esa vete
y dile tu que venga

Esa
que te pone tan mal
fue capaz de hacerme volver
a vivir ilusiones perdidas
a esa
que te hace hablar
yo le debo las cosas
que hace mucho tiempo
tu ya no me das

A esa
que le puede costar
hacerte feliz una hora por dia
a esa
no le toca vivir
ninguna tristeza todo es alegria

A esa vete y dile tu
-Que-
que venga
-para que-
yo le doy mi lugar
-que quieres probar-
que recoga tu mesa
que lave tu ropa
y todas tus miserias
-que quieres demostrar-
que venga que se juegue por ti
-que vas a conseguir-
quiero ver si es capaz
de darte las cosas que yo te di
a esa, a esa
a esa vete
y dile tu que venga

Cristina dijo...

Ven aqui quiero decirte algo...-
A esa que te aparta de mi
que me roba tu tiempo
tu alma y tu cuerpo ve y dile

-Que quieres-

Que venga
que tenga valor
que muestre la cara
y me hable de frente
si quiere tu amor

-Para que-

A esa
que cuando esta contigo
va vestida de princesa
a esa
que no te hace preguntas
y siempre esta dispuesta

A esa vete y dile tu
-Que-
que venga
-para que-
yo le doy mi lugar
-que quieres probar-
que recoga tu mesa
que lave tu ropa
y todas tus miserias
-que quieres demostrar-
que venga que se juegue por ti
-que vas a conseguir-
quiero ver si es capaz
de darte las cosas que yo te di
a esa, a esa
a esa vete
y dile tu que venga

Esa
que te pone tan mal
fue capaz de hacerme volver
a vivir ilusiones perdidas
a esa
que te hace hablar
yo le debo las cosas
que hace mucho tiempo
tu ya no me das

A esa
que le puede costar
hacerte feliz una hora por dia
a esa
no le toca vivir
ninguna tristeza todo es alegria

A esa vete y dile tu
-Que-
que venga
-para que-
yo le doy mi lugar
-que quieres probar-
que recoga tu mesa
que lave tu ropa
y todas tus miserias
-que quieres demostrar-
que venga que se juegue por ti
-que vas a conseguir-
quiero ver si es capaz
de darte las cosas que yo te di
a esa, a esa
a esa vete
y dile tu que venga

Claudia dijo...

bueno bueno... mi debilidad son los merengues viejos, aunque YO (no mi mamá) tenía un disco de Pimpinela (mientras mis hermanos tenían de Air Supply y Michael Jackson) es de DISCO, se repetía una y otra vez sin cansancio.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner