martes, septiembre 05, 2006

Invocando a Narciso


Quizás porque suelo enfocar mis inseguridades más hacia lo físico y temperamental, que hacia lo intelectual, suelo creerme que todo lo puedo. Soy la mujer invencible de la que hablaba cuando se trata de mi trabajo, de mi capacidad de generar ideas, de la fe que tengo en mi misma en cuanto a lograr mis metas, y por lo mismo, de mi capacidad de venderme como “la más_______” (inserte calificativo necesario para que el cliente me compre aquí).

Yo entré al mundo de la comunicación estratégica (que suena más fino y más completo que relaciones públicas) hace poco, pero creo que he sido rápida en entender que en el mundo profesional es más importante proyectar seguridad que tenerla. Es decir, amigas/amigos, que si dudamos de nuestras habilidades intelectuales que sólo lo sepan tú y tu diario, pero para el público es mejor pecar de inmodesta que de insegura.

Dicho eso, no puedo ignorar los casos recientes en los que personas muy allegadas a mi han sufrido un bajón de autoestima profesional provocado por otras personas en posición de poder. En uno de los casos, se le dio a entender a una amiga que su idea no servía, y que ella sería incapaz de traerla al mundo real exitosamente.

Como producto, mi amiga procedió a pasmarse –cual camionero que llega caliente de la calle y abre la puerta del congelador—y a abortar la idea. Para colmo de males, ahora se encuentra afectada por la inseguridad y cree, dicho sin rodeos, que ella “es una mierda” y que por lo tanto “no da para nada”. Yo, porque creo que todos damos para los que nos proponemos y porque sé que ella no es una mierda ni nada tan inconsistente ni maloliente como eso, he tratado de motivarla para que siga adelante. Sin embargo, me da pena confesar que mis esfuerzos no han sido exitosos y que estoy comenzando a perder la fe sobre mi poder de convencimiento.

El otro caso se le asemeja, pero tal vez es peor. Se trata de otra amiga y de otro hombre. En este caso de un jefe que le ha hecho saber indirectamente que él entiende que ella no sabe hacer su trabajo, y que por lo tanto merece perderlo. Mi amiga, quien debió entender que tras años de hacer su trabajo, recibir premios por ello, y tener relaciones exitosas con clientes externos e internos y por lo tanto desestimar la apreciación de este “jefe”; se encuentra, en cambio, dudando sus propias habilidades.

¿Sabe ella que el tipo es un estúpido? Sí. ¿Reconoce que no había tenido problemas previos en su empleo? Claro. ¿Es una persona inteligente, capaz y digna de reconocimientos? Sin dudas. Pero este mensaje negativo ha podido más que todo lo que conoce de sus propias habilidades y ahora se encuentra defendiéndose como puede, pero no muy convencida de su propio valor. Aquí también mis ánimos y piropos han encontrado oídos poco atentos, y muy distraídos con los pensamientos autodestructivos que le nublan la mente.

Yo, y los que me conocen lo saben, en el ámbito laboral peco de inmodesta. Pero creo, fielmente, que para ser una profesional sobresaliente hay que creérselo, y que con creyéndoselo, uno llega a serlo. Por lo mismo invoco a Narciso, el dios del auto-amor, para que influya en la mente de estas dos amigas y de todas las personas próximas y lejanas que se dejan abatir por la opinión que otros tienen de su vida profesional, personal o cualquiera que fuera. Somos estudiadas, somos preparadas y, aunque nunca seremos perfectas, somos merecedoras de reconocimiento. Que nadie nos haga dudar de eso.

Quisiera seguir escribiendo sobre lo abusivo que me parece que las personas que tienen el poder de la influencia sobre una lo usen para hacer daño, pero creo que lo hice cuando escribí hace unos meses contra el poder. En cambio, le voy a hacer una invitación a mis amigas y a todas las que se sienten aludidas por este desahogo que a que si ellas se arman de seguridad profesional, yo voy a ver de donde saco una dosis de autoestima física, aún tenga que bajarla de Internet. ¿Quiénes se apuntan?

*La imágen es del cuadro de título "Narciso" de Caravaggio que data de 1546-1548

4 comentarios:

Pabletowh dijo...

Mi jefe sufria de eso, de bajarme mis capacidades, un día una luz cegadora me hizo creerme que podia, y otro día unas jefas me alabaron, desde ese día nadie me quita el merito, y mira que desde que dicen algo negativo del trabajo (por momentos, me quiero rajar a llorar y para ganarme la vida vivo de los comentarios y gustos de los demas)

Dile a tus amigas que (dejen el can)y que se amen, se amen, se lo crean mas si lo son, en algun momento le entrara.

PD. Cuando baje la autoestima física de internet, me avisas pa ver si aparece una por ahi que cuadre con mi sistema operativo!

Mariel dijo...

bueno maraya yo de narcisista ni la n, pero conociendo a tu amiga , y sabiendo que no se merece lo que le hizo el inepto de su jefe, me apunto a buscar esa seguridad tanto fisica como laboral de la que hablabas, y si esa persona entiende aunque sea mpor un segundo que es maravillosa, mi ardua busqueda habrá valido la pena.

angel dijo...

jayyyyyyyyyyyyyy....narciso es una chambra delante de mi con mi work..pero te tengo la receta para esos moemnto en que se te intenta acabar....

1-que te comience a sonar en tu cabeza la cancion, Du Hast, a to lo queda, lo que lograra que se te levante una ceja...
2-atraviesas la sala pensando en que pisas el craneo de tu oponente, y de forma gracil das un poco de pelo, pero nunca mirando detras....
3-te haces de cuenta que nunca paso, y haces lo primordial en ese sentido....PRO YEC CION, sabes lo que sabes y lo que eres, no debes esperar que te lo reconozcan....

ese es mi consejito practico para ese tipo de situaciones...si eso no funciona entonces utilizas el metodo infalible...lo borras con m****a de gato...jajajaja

lagitti dijo...

Una muy amiga mía, que dbe ser prima hermana de Narciso, me dijo "la gallina no es el animal que más huevos pone. Es la tortuga pero ella es la que más lo cacarea".... Mi amor! nadie te va a dar tus méritos si tú misma no los haces ver y valer, y para eso te lo tienes que creer. Una cosa es autoestima y otra es necedad por supuesto, pero estamos habalndo de gente realmente capacitada, o sea que todos días levantarse convencida de que eres lo mejor del universo, que todo lo que has estudiado se nota y que NADIE! sabe más que tú (a veces hay que bajarse de la nube pero no por mucho tiempo)


*no sé si el dato de zoología es exacto, pero lo importante es el mensaje.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner