martes, septiembre 19, 2006

República Orweliana

Quizás porque me gusta que respeten mi opinión, no suelo referirme a temas que agitan pasiones y a los que creo que no se puede llegar a un consenso. Así, evito los temas religiosos; prefiero no hablar de cuál presidente es o fue más corrupto que el que es o fue presidente; y cuando se trata de pelota, no defiendo a ningún equipo local ni internacional, aunque me encante atacar al Licey.

Es por esto que no me había referido directamente a las injusticias sociales de las cuáles somos víctimas, como que lo reboten a uno de Loft, Praia, o el sitio snob de turno; de que no se pueda andar en la calle pasadas las 12:00 o las 2:00 de la madrugada, dependiendo del día; ni que la construcción del metro sigue andando, mientras los carros públicos son aún los dueños del transporte. Normalmente prefiero parecer ignorante e insensible que lanzarme a una cruzada por el bien común que no recibe apoyo más que en palabras, y que nos importa a ninguno lo suficiente como para lograr un real compromiso. En este país, no hubo Panteras Negras, no hemos tenido un Gandhi y no nos atrevimos a poner en práctica la filosofía que le compramos al Ché. En nuestra historia han sido más las manifestaciones sociales inconclusas, que las exitosas.

A pesar de esto, decidí usar este espacio para desahogarme, aunque al final haya que inscribirme en la lista de las que sólo dicen (o escriben) y no hacen nada, y catalogar a esta República de orweliana. (Entiéndase orweliano, una traducción libre del término orwellian, que según Wikipedia, la fuente de la verdad universal, “describe una situación, idea o condición que George Orwell identificó como perjudicial para una sociedad libre”.) Y lo digo así, y lo digo ahora, porque en días pasados, han pasado tantas cosas como el asesinato de Pura Alexandra, como la aparentemente incesante militarización de las calles y cifras poco confiables de progreso y avance en las luchas anti-crimen, anti-pobreza, anti-ignorancia y anti-corrupción, que me siento provocada a decir algo. Es como si me dijeran que yo estoy con ellos o estoy en contra. Si tuviera que elegir, me quedo con la contra. No contra el gobierno, que en total no es ni mejor ni peor que muchos anteriores; sino contra el estado orweliano en el que vivimos. Un estado que estoy rezando que sea temporal.

Para que no se piense que lo de orwelliano lo elegí por cool o por intelectual, traduzco libremente algunas de los significados que le da Wikipedia al término (elijan ustedes las que creen que se aplican a nuestra realidad):

Manipulación de lenguaje para fines políticos. Más significativamente, introduciendo nuevos significados a las palabras que difieren o contradicen sus significados originales.

Invasión de la privacidad de las personas, ya sea física o a través del espionaje.

Control total de la vida diaria, tipo “Gran Hermano”.

• La desintegración de la unidad familiar de mano del Estado.

• El reemplazo de la fe religiosa por el idolatro al estado de una forma semi-religiosa.

• Incentivos a pensar dos veces (o doblemente) de tal forma que la sociedad pueda incorporar y aprender conceptos inconsistentes sin oponerse.

• La negación de que se hayan reescrito eventos del pasado.

• Un futuro anti-utópico.

• El uso de lenguaje demagogo y ambiguo.

Tras ver esta lista quizás les parezca que estoy siendo alarmista; o por el contrario, quizás piensen que estoy minimizando nuestra situación actual, pero la verdad es que creo que al menos cinco de estos significados son fácilmente aplicables a nuestro país actual. Pero perdónenme si nos hecho la culpa a nosotros mismos, porque más que los límites que están pasando las autoridades, y de las libertades personales que se están violando está nuestra inmensa e históricamente comprobada habilidad de “incorporar y aprender conceptos inconsistentes sin oponerse”.

Yo siento como que nací en la República Orweliana y que mientras más vivo en ella, más siento que se le aplica el adjetivo calificativo. Quisiera ver cambios que nazcan de nuestras familias, que se filtren en la sociedad y que influencien el gobierno, pero cada vez más creo que estos son imposibles, irreales o simplemente utópicos. Y como Orwell y Tomás Moro eran de épocas diferentes, parece ser que ambos conceptos no lograrán encontrarse.

13 comentarios:

Mich dijo...

Aquí vamos directo y en vivo para una dictadura!!!! No soporto las cosas de este país, el amiguismo, la corrupción, etc. No voy a sitios coo Praia ni Loft para evitar problemas!!!!

Mich dijo...

Recuerda el Mini Coro Blog el viernes!

Pabletowh dijo...

Todas las anteriores, la manipulación es ya al nivel del descaro, cuando escuche a un alto lider políitico admitir que nuestro presidente sabe que La percepción es más importante que la realidad. QUede malo.

Nos manipulan, nos dicen unas cosas por otras, nos marean de tal manera que no sepamos si es verdad, si tabamos mejor antes que hoy. Lo peor manipulan los medios de una manera tal que su corriente de pensamiento sea "voceada" como una verdad imparcial. Y los idiotas creyéndolo!!! Hasta cuando!!!

Mariel dijo...

La verdad es que no hay mejor ejemplo como el del gran hermano, sabia que habia una palabra para lo que nos están haciendo ahora y lo paranoica que me siento cada vez que salgo "El gran hermano nos vigila" que lamentable que han convertido a mi país en esto.

Yo estoy dispuesta a manifestarme, claro de una forma pacifica, por que necesito que se me oiga. Si a alguien se le ocurre qué podemos hacer...escucho.

Carolin dijo...

Las injusticias sociales son muy notorias en está "República Orwelina",caramba María todos los significados que mencionas de un país Orwelino se reflejan completamente en el nuestro!. Es así como andamos, ya todo lo que se observa es el comportamiento agresivo de la gente, el aura de grandeza, superioridad y opresión, es indignante las discriminaciones que sufrimos a diario, es alarmante los hechos violentos que suceden diariamente. Podría ser un sueño querer un país donde la paz y el sosiego sean los que reinen,pero mientrás viva estaré soñando porque así sea, mientras tanto trataré de hacer lo que esté a mi alcance, aunque se que con mi voluntad no basta.

Anabelle dijo...

Esto nada más se jodió, pero María lo escribió más lindo ;)

Ariskelmys dijo...

Es muy duro tener k admitir k todos esas definiciones nos van, y digo dificil pk al igual k tu veo k no hay en nuestro pais el deseo ( akel k produce acciones) de cambiar la cosas. Pero creo tambien k nuestra generacion esta tan azkeada de la cosas k ocurren aki k hemos decidido k no tiene remedio y k sencillamente no hay voluntad de k cambie. Un pueblo sin educacion y malpasando no tiene manera de exigir cambios o de crearlos pk sencillamente no sabe.

Mariel dijo...

La verdad es que no hay mejor ejemplo como el del gran hermano, sabia que habia una palabra para lo que nos están haciendo ahora y lo paranoica que me siento cada vez que salgo "El gran hermano nos vigila" que lamentable que han convertido a mi país en esto.

Yo estoy dispuesta a manifestarme, claro de una forma pacifica, por que necesito que se me oiga. Si a alguien se le ocurre qué podemos hacer...escucho.

Milonga dijo...

q impotencia, nuestra querida republica es una pequeña dictadura. Cuanta represion…estuve por alla una semanita hace poco y honestamente me senti super extraña/insegura con las calles militarizadas, no solo las calles, las carreteras tambien, porq cuando salimos hacia el interior a todo lo largo y ancho de un viaje de tres horas los militares nos pararon 6 veces…

maria martinez dijo...

Bueno, aqui es pa tras que vamos, todos los dias más de todo, hombres y mujeres picados a machetazos, niños violados, gente que la manta y no se sabe PQ, (digo to el mundo lo sabe pero nadie lo dice) entre otras que no puedo enumerar porque no acabaria nunca, pero la verdad es que siento este país muyyyyyy mal nos estamos callendo al presipicio, y asi dicen democracia y familiaridad , por favor ... Aqui to el mundo hace lo que le da la gana y a pocos le importa lo que pase con esto siempre cuando esten bien ellos... que fuerte.

Maria te quedaste corta. Es muy triste para mi paisito

*Broke My Choux Pastry Heart* dijo...

no es mi patria no puedo hablar ...

angel dijo...

well..aun suene alarmista(by the way, sometimes i am), entiendo que todo lo anterior se aplica a nustra realidad, penoso? si,pero es la realidad...

Rosalina dijo...

No me maten pero si yo tengo que elegir entre la dictadura de la delicuencia o la de la Policia, prefiero esta ultima, por lo menos tiene horario.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner