miércoles, mayo 30, 2007

Cuenta regresiva al cambio

Quizás porque entiendo que la ausencia del cambio es lo mismo que el estancamiento yo soy de las que espera el cambio como quien espera el próximo cumpleaños para tener excusa para celebrar. Me encantan las novedades y veo la desaparición de una constante como una oportunidad, lo pueda apreciar en ese momento o no.

Así que aunque me vean deprimida porque cancelen Verónica Mars, sepan que de aquí a que llegue a sufrir su ausencia yo tendré otra fijación tal vez mayor que la anterior. No me molesta extrañar (aunque a veces me duela tantísimo), porque el cambio, no sé como, cuando ni a razón de qué para mi es algo positivo.

Todo esto porque hoy estoy a 27 días laborables de dejar de trabajar; a 57 días de calendario de mi fecha de partida; a 70 días de mudarme en mi apartamento de Gainesville (por cierto, para los que aún no lo saben opté por la Universidad de Florida, a pesar de mi decisión inicial de irme a la Universidad de Michigan); a 76 días de empezar mi doctorado, y a 107 días de cumplir los treinta. Estoy en cuenta regresiva al cambio y no puedo estar más (atípicamente) optimista.

Lo que va del 2007 ha sido duros para mí y para muchas personas que quiero. Yo quisiera fingir que algunas cosas que nos han pasando no nos han pasado, pero al final, sé que no puedo y el tener planes que con el potencial de hacer lo que resta del 2007 una colección de buenos recuerdos, me da esperanza. Y por eso estoy celebrando los cambios por adelantado, viendo el ‘pa lante y visualizando, según me enseñó mi hermana mayor, esos momentos tan anticipados en que llego a la Uni, asisto a clases, conozco las calles de Gainesville, dejo el trabajo… Y tantas cosas más que me esperan.

Así que sigan atentos al Pez y a mis anuncios y noticias, que este año se paren triunfos e ideas por pipá.

Pd: Por favor lean más abajo la encuesta que publiqué y con la cual necesito su ayuda.

10 comentarios:

Anabelle dijo...

me fascinan los cambios, tarde o temprano siempre traen cosas buenas... por más duro que parezcan en el momento de producirse.

La vida en olla dijo...

Comparto la opinión de Anabelle: el poder de la visualización es increíble. Si ese poder lo aliáramos al poder de las buenas vibraciones, entonces terminaríamos con una bomba positiva (al menos en teoría). Por eso, yo también voy a visualizarte toda verduga en Gainesville, conociendo sus calles, tuteando a tus compañeros, comprando revistas en el kiosco y viendo tus nuevas obsesiones televisivas con un grupo de panitas. :)

Ginnette dijo...

Te deseo todo lo mejor en todos estos cambios que se avecinan. Sigo leyendo!!

Joan Guerrero dijo...

Ah, los cambios. Son tan buenos.

Cheo dijo...

Te lo reitero: hay personas que nacieron para hacer de víctimas y otras para ser héroes. Lo tuyo no es una pretensión. Eres la auténtica "jiro". Sigue creciendo, mi amor.
Cheo

lagitti dijo...

countdown maría!

Cristina dijo...

Desde que te conoci, he sentido una profunda admiracion a tus multiples talentos. Fantastica ensallista, hermana capitalista, bendecida con un pragmatismo raro en la raza humana. Cuando me entere que finalmente tus planes de doctorado se solidificaron no me sorprendio. Felicidades.
PS Pon a esos profesores a pasar mucho, mucho trabajo. Que justifiquen su sueldo este semestre. Un abrazo!

Carolin dijo...

Me encantan los cambios, siempre y cuando sean para experimentar cosas nuevas y me sirvan para crecer en lo personal y profesional.

En tu caso María, los cambios perfilan ser excelentes asi que aprovechalos y disfrutalos al maximo!

Alguien dijo...

Cambiar, en pro del crecimiento nos traciende dejandonos bastante cerca de la felicidad, espero que tu qiedes mas alla.

Mariel dijo...

A pesar de que no sé cómo sobrevivire teniendote tan lejos, estoy ansiosa porque experimentes todo lo que el mundo tiene guardado para ti. Nadie te extrañara más que yo y al mismo tiempo nadie estará tan orgullosa. (bueno quizás doña marina y anabelle me igualen...quizas)

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner