martes, junio 26, 2007

Las cosas que se acumulan

Quizás porque soy tan desorganizada, cada vez que me pongo a recoger mi habitación, escritorio o cualquier otro espacio en el cual resido, me doy cuenta de que tengo el hábito de dejar acumular, no sólo los regueros, sino las cosas y las tareas.

Por este hábito, me encuentro con que empacar en una labor de semanas, archivar es una tarea irrealizable y desechar las cosas que aún pasado el tiempo no he usado, y tal parece ser nunca usaré, resulta doloroso. No me malinterpreten, yo no tengo problemas echando a la basura la revista Glamour de enero del 2005 que encuentro en mi revistero, ni suelo guardar servilletas de las salidas con amigos como surveniers de los buenos momentos. Lo que yo acumulo son cosas que pensaban que en algún momento iba a hacer, y que nunca termino haciendo.

Por ejemplo: tengo decenas de libros que compré para leer ese fin de semana, que nunca leí; tengo varios fólderes de material de lectura impreso de Internet al que tampoco hice caso; tengo álbumes para hacer “scrapbooks” que después me dieron vagancia empezar; tengo una cartera sin zipper y al menos un par de zapatos sin tapita que nunca llevé a arreglar. Además, tengo los jeans que cuando me compré me quedaron apretados, y que guardé para cuando rebajara 15 libras, cosa que no ha pasado. Tengo también proyectos de negocios que nunca comencé, productos en mi carrito de Amazon, que no compré y agendas para viajes destinados a “conocer mejor mi país” en los cuales no he embarcado.

Las cosas se acumulan, la vida se le viene a una encima y no se puede avanzar como se estaba pensado. Claro, para evaluarlo de forma justa hay que tomar en cuenta las sorpresas gratas que aparecen y las oportunidades que nos llegan y que podemos y sabemos aprovechar; así como recordarse de que el tiempo no se ha acabado aún y que los libros se pueden leer, las cosas comprar, los zapatos arreglar y la dieta llevar si una saca el tiempo para ello. Pero aún ese arranque de ver-el-lado-bueno-ismo no me quita el sentimiento de que una debe, si puede evitar que las cosas se acumulen a tal punto que una las tenga que echar a un lado y archivar (física o mentalmente) en la gaveta de las cosas que nunca fueron y los momentos que nunca llegaron.

8 comentarios:

Rosalina dijo...

Nos parecenis en esto. Soy una maquina de la acumulacion! Tengo todo un cuarto en mi apartamento de cosas que no tienen lugar, cosas que no son mias, cosas que leere algun dia... Incluso tengo el folder lleno de lecturas de internet que nunca saco el tiempo para leer pero que ni loca boto porque son temas tan interesantess..! En fin! Que me consuleo pensando que de todas formas el InBox de la vida nuca estará del todo vacío y que un chin mas o un chin menos...

Ginnette dijo...

Yo detesto archivar. Los papeles me miran mal desde mi escritorio. Prefiero guardar todo en la computadora porque los archivos urghhhh, no los soporto.

Joan Guerrero dijo...

Hermana, sólo es cuestión de organizarse... al menos con lo único que soy desorganizado es con los libros... son tantos que no se dónde ponerlos.. jejjee.

Carolin dijo...

Es muy duro cuando hay que tirar cosas que en un momento formaron parte de una meta, pero la vida continua y es una forma de retarse a uno mismo para que las cosas sean como uno quiere en otra nueva oportunidad

Un abrazo Maria...

lagitti dijo...

ay maría, yo tengo cosas en todos los ciber carritos del mundo, desde españa hasta los angeles; tengo 3 cajas de libros que hace 6 cajas dije iba a regalar/donar; dos closet lleno de vainas (no cosas, ni ropa, vainas); prácticamente dos cocinas guardadas en cajas... y así mejor no sigo, pero lo peor no son las cosas, es lo que ellas representan de los planes que nunca llegamos a hacer. ay ya me deprimí. bye

Pabletowh dijo...

Hermana, aunque yo también acumulo de todo y me lleno de planes que se que no terminaré de los cuales solo queda ese rayón en mi mascota no le doy tanta mente, no se puede ser perfecto hay que dejar cosas por la mitad, tener o no regueros y si tienes muchos libros te compras dos libreros!

Anabelle dijo...

jajajajaja Y ES CIERTO yo la ayudo a botar luego! ME ENCANTA salir de cosas viejas...

Claudia dijo...

Yo por mi parte, tengo que leer todo lo que me llega; me consume el alma saber que tengo algo pendiente... las cosas que no hago, me pesan... ay no ay no

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner