miércoles, octubre 31, 2007

Dos pesos de agua

Quizás porque mi cuento favorito en todo el mundo es el que lleva el título de este post, y tengo una preferencia marcada por los días lluviosos, me es difícil ver la lluvia como algo negativo. Pero al leer un email de Mariel en el cuál ella me explica lo horrible de la situación en nuestra isla, causada por la siniestra tormenta Noel, y al ver en los periódicos nacionales vía Internet lo que está pasando (cantidad de muertos, desaparecidos y desplazados), entiendo que hasta yo estuviese rezando porque deje de llover.

Siento mucho la situación por la que están pasando. Y lo siento sobre todo para esas personas que no están leyendo este blog, las que no viven en casas de cemento, y no tienen carro propio para llegar al trabajo. Siento mucho que su vida esté aún más complicada por “dos pesos de agua”, que no puedan quedarse en casa descansando o esperando que campe, y que tengan que bravear los ríos qe se hacen en las calles y llegar hasta el trabajo donde apenas se podrán concentrar pensando en cómo estará la situación en su casa, o en el campo con sus padres, o en los barrios en los que aquellos miembros de nuestra familia que se encargan de cuidarnos, mantenernos organizados y hacerlos la comida a las 12:00, viven.

Me uno a ustedes en las oraciones porque la lluvia de tregua, los ríos bajen y la vida vuelva a la anárquica normalidad característica de nuestra porción de isla. A la vez que rezo porque en este país en que me encuentro, llegue el agua, para que la sequía deje de estar castigando a los agricultores y destruyendo casas y vidas con fuegos inapagables.

Dicen que la naturalezas está en venganza, y yo tiendo a creerlo.

PD: No dejen de leer los comentarios de los lectores sobre sus experiencias con la tormenta, publicados en el Listín.


************************
Actualización 12:30


Acabo de recibir un mensaje de una amiga cuyos padres están ayudando a las personas afectadas. Debajo lo copio por si pueden contribuir con la causa.

Estimados amigos,

La situación en RD es bastante grave y al parecer van a continuar las lluvias.

Mi mama, Taty Uribe, forma parte de un comité de ayuda para los damnificados que esta operando desde la Iglesia Santo Domingo, ubicada en la Calle 6, del residencial santo domingo.

Ellos están recolectando ropa, comida enlatada, etc...

Si sienten que pueden ayudar pueden comunicarse con mi mama en su celular (809)430-7286 o con mi papa, Ney Uribe al (809)430-7281. El teléfono de la iglesia es (809)531-4171.

Favor pasar este mensaje a sus amigos.

Mil gracias por su ayuda y oremos por que paren las lluvias pronto.

Un abrazo fuerte!

Betsy

4 comentarios:

Rosalina dijo...

Gracias por la solidaridad.

Anabelle dijo...

Gracias sister!

Mariel dijo...

Recuerdo cuando me dijiste que lea ese cuento de Juan Bosch, y para que veas que tanto se me ha quedado grabado en la cabeza que ha sido parte de mi nick por varios dias, por que no dejo de pensar en lo que se parece lo que estamos viviendo a ese cuento, las imágenes que veo en las noticias se parecen a lo que me imaginaba en la cabeza mientras leia.

Yo todavia rezo que deje de llover, y hoy las cosas están más calmadas pero cada vez que miro por la ventana y empieza de nuevo la lluvia, pierdo esperanzas hasta de volver a rezar.

lagitti dijo...

dicen que Dios perdona pero la Naturaleza no.

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner